1 de agosto de 2017

NUEVO LIBRO DEDICADO A LA HISTORIA DE BOBADILLA


El libro titulado Bobadilla del Campo en el siglo XVIII-1753- según las Respuestas Generales y Particulares del Catastro de la Ensenada, del que es autor Eduardo Sobrino Mata, fue presentado el día 30 de julio de 2017 dentro de las actividades de la Semana Cultural de la localidad.

La obra trata sobre las averiguaciones que varios funcionarios de la Corona desplazados hasta Bobadilla realizaron en 1753 para calcular la riqueza del lugar y así determinar el porcentaje que la villa habría de satisfacer en el pago de un nuevo tributo que se pretendía instaurar y al que iba a dársele el nombre de Única Contribución.



El interrogatorio al que sometieron a las autoridades locales y posteriores indagaciones se han conservado hasta nuestros días en forma de libros y actas, siendo posible conocer, entre otras muchas cosas, y así se deja constancia en el libro que se está presentando, qué superficie tenía nuestro término municipal, y como dato curioso cuánto se tardaba en recorrerlo caminando de extremo a extremo; que tributos se le pagaban al señor de la villa; que superficie de tierra era la destinada a regadío y cual a secano; que especies de productos producían las tierras; que ganados y qué número de cabezas de cada especie había; que plantíos de árboles había; que calidades de tierra había; qué medidas de superficie se utilizaban; que superficie de tierra se destinaba al cultivo de cada especie; que cantidades de cada especie se recogían haciendo una media por quinquenio; cuánta simiente empleaban para sembrar; qué precio tenían los productos; que tributos eclesiásticos y reales se pagaban; que número de vecinos había en el pueblo; cuántos clérigos; cuántos pobres; cuantas casas y en qué estado se encontraban; cuántos agricultores, jornaleros y que otros oficios había, tales como sastres, arrieros, herreros, tejedores, albañiles, panaderos, posaderos, cirujanos, carniceros, etc, etc.; qué bienes tenía el común, o sea, el concejo o el ayuntamiento, y un sinfín de datos que engrosan las páginas de este libro.

El contenido del libro se completa con las Respuestas Particulares, que se desarrollan posteriores a las Respuestas Generales. En el caso de Bobadilla tanto las Respuestas Generales como las Particulares fueron elaboradas en 1753.

En los libros de las Respuestas Particulares se ponían en limpio las declaraciones de bienes e ingresos de todos los vecinos, con las valoraciones dadas por los peritos. Si en las respuestas Generales los datos son muy significativos y de gran importancia histórica para darnos a conocer el estado de Bobadilla, en las respuestas Particulares se pormenoriza todo, y cuando se dice todo, es todo. Se enumeran, una a una, y en el caso de Bobadilla estamos hablando de más de mil, todas las fincas o parcelas o tierras destinadas a la agricultura, con mención de los nombres de sus propietarios, de los parajes donde se ubicaban, así como sus linderos, calidades y extensión.



Las Respuestas Particulares se distinguen por desarrollar lo contenido en las Respuestas Generales. De esta documentación debía salir el cálculo de la riqueza que atesoraba el pueblo, y por ende la cifra con la que se tendría que contribuir en esa llamada Contribución Única. En estos libros se identifica a todos los vecinos que componen el pueblo, sus bienes y rentas, así como los propietarios forasteros con bienes en la localidad. Se identifica a los clérigos que poseen bienes y se detallan las propiedades que pertenecen al Concejo municipal, así como las cargas o tributos que se tenían que satisfacer al señor de la villa. Toda esta información proporciona una riqueza crucial para componer la imagen de Bobadilla en el siglo XVIII.



Pero las Respuestas Particulares han dado pie a incluir en el libro otras informaciones consideradas muy importantes en la historia local referidas a tres edificios ya desaparecidos pero que de haberse conservado sin duda alguna tendrían la consideración de monumentos, y que eran el palacio y las dos ermitas, una de ellas, la de Ntra. Sra. del Camino, ubicada en el Camino a Medina, y la otra, la del Humilladero, en el Camino de Madrigal.

 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario